Preguntas frecuentes

  • ¿Cómo funciona el Bol d’Air®

El aparato no permite respirar más oxígeno, sino asimilar mejor el oxígeno respirado. El aire atmosférico es impulsado, pasa a un recipiente y se carga de los compuestos volátiles que contiene la mezcla especial Bol d’Air©. Dichos compuestos son sometidos a una transformación química que les permite atrapar el oxígeno atmosférico: es la denominada peroxidación. Los compuestos obtenidos “peroxidados” son muy activos, y, para permitir la máxima eficacia, han de ser inhalados en el momento de su producción.

Tras haber encendido el aparato y seleccionado la duración de su sesión, deberá colocarse a 10 cms. como máximo de la corola y respirar con normalidad por la nariz.

  • ¿Por qué utilizar el Bol d’Air®

El oxígeno constituye la primera necesidad del organismo. Contrariamente a las sustancias nutritivas que pueden almacenarse en los tejidos, no se pueden hacer reservas de oxígeno. Por ello, durante nuestra vida, dependemos del oxígeno que respiramos y, más aún, de la forma en que le utilizamos.

La falta de oxígeno es un factor constante en la aparición de trastornos de lo más simples hasta las enfermedades más graves. Ahora bien, gracias al aire ambiente que respiramos no nos falta el oxígeno y, en la mayoría de los casos, incrementar el oxígeno respirado surtirá poco efecto. Es mucho más interesante facilitar su “asimilación” mediante un catalizador natural. Es lo que permite hacer el Bol d’Air®, sin por ello provocar una hiperoxigenación ni una oxidación pues los productos inhalados son anti-radicalarios.

  • ¿En qué medida permite el Bol d’Air® mejorar el estado de salud? 

En el organismo, el Bol d’Air® relanza el proceso natural de asimilación del oxígeno que disminuye con la edad, el estrés, las enfermedades, las contaminaciones atmosféricas y alimenticias. Realizar inhalaciones de forma regular incrementa la vitalidad, mejora el terreno al favorecer nuestro funcionamiento normal. De este modo, estamos naturalmente más dispuestos a reaccionar sanamente frente a todo tipo de agresiones.

  • ¿El Bol d’Air® provoca un fenómeno de dependencia? 

El Bol d’Air® favorece un proceso de mejoría del estado general. De hecho uno se siente tan bien que suele olvidar realizar las sesiones de inhalación. No se produce un fenómeno de dependencia.

  •  ¿Hay que hacer varias sesiones al día? 

Los resultados del Bol d’Air® dependen de su utilización. Una única sesión repercute inmediatamente en el estado nervioso. Algunos profesionales de la salud utilizan el aparato para obtener una relajación perfecta en sus pacientes. Las curas pueden realizarse a razón de tres sesiones semanales. Ahora bien, es mucho más interesante realizar una sesión al día y considerar al Bol d’Air® como una higiene vital regular. En este caso, se pueden realizar varias sesiones al día pues cada inhalación inicia un proceso que dura unas 4 horas. En consecuencia, se puede utilizar durante 3 minutos (o más), tres veces al día. No hay toxicidad ni dependencia alguna.

  •  ¿Qué es un efecto de cura? 

El Bol d’Air® al estimular la vitalidad del organismo puede conllevar ligeras y pasajeras perturbaciones comparables a las que observamos cuando realizamos una cura en aguas termales, volvemos a practicar deporte, cambiamos de alimentación o realizamos un tratamiento homeopático. No se trata de un efecto iatrógeno sino más bien de una eliminación que puede dar lugar a una fatiga pasajera. Cuando se produzca este tipo de malestar puntual, aconsejamos no suspender las sesiones sino su reducción y espaciarlas en el tiempo.

  •  ¿El Bol d’Air® es un medicamento? 

El Bol d’Air® Jacquier no es un medicamento. Da respuesta sin peligro alguno a la baja oxigenación que sufrimos todos en diverso grado. Está en total consonancia con los otros métodos de salud (alimentación sana y equilibrada, complementos alimenticios, vitaminas, alopatía, homeopatía...). El conjunto de las teorías que dieron origen al Bol d’Air® ha sido recogido en un libro “Del Átomo a la Vida”, seleccionado por prioridad en 1962 en la sección “Ciencia y Medicina” en las Tablas de Libros inventariados y seleccionados por las bibliotecas de enseñanza pública (Decreto del 28 de Febrero de 1951). Los resultados obtenidos por el aparato han sido altamente notables y son numerosos los testimonios de médicos y particulares que nos hablan de su eficacia. Pero su publicidad se asienta en bases científicas modernas y por ello los laboratorios Holiste® han llevado a cabo nuevos trabajos de investigación para validar los anteriores (véase trabajos científicos). Los resultados obtenidos han permitido realizar varias publicaciones y presentaciones en congresos mundiales u europeos. Por ello, en la actualidad ha quedado demostrado que se trata de una oxigenación que estimula la actividad anti-radicalaria de la célula.

  •  ¿Sólo se utiliza el Bol d’Air® si estamos enfermos? 

No. Es muy útil para toda la familia, desde los más pequeños a los mayores, como higiene vital. Además, en la actualidad, son muchos los deportistas de alto nivel, es decir en excelente salud, los que lo utilizan. El profesor Andréa Lino (Universidad de La Sapienza) lo recomienda para la preparación física antes de la competición y para la recuperación después de la misma. Son muchos las personas particulares que lo utilizan simplemente para estar en buena forma.

  •  ¿En qué campos se utiliza el Bol d’Air®

Desde su creación en 1946, diferentes médicos han utilizado el Bol d’Air® y han publicado las conclusiones de su uso. Sus estudios hacen referencia a las enfermedades de las esferas respiratorias, cardiovasculares y digestivas. Actualmente, el Bol d’Air® se está probando para tratar la obesidad, con deportistas y por su capacidad de incrementar el potencial anti-radicalario de la célula. Otros profesionales sanitarios que lo utilizan son kinesiterapeutas, dentistas, veterinarios, naturópatas... Nuestros clientes particulares lo utilizan también como higiene vital.

  • ¿Qué papeles desempeña el oxígeno?

 El oxígeno proporciona la energía necesaria para realizar el menor de nuestros movimientos o latidos cardíacos. Está implicado en reacciones tan esenciales como eliminar los contaminantes, los medicamentos, los productos cancerígenos, el alcohol, las drogas o los organismos patógenos. Interviene en diversos procesos enzimáticos durante la transformación del colesterol en hormonas (estrógenos, testosterona, cortisol, aldosterona, DHEA). Posee una acción anti-infecciones y efectos positivos sobre la cicatrización de edemas.

  •  ¿Nos falta el oxígeno? 

Todos nosotros estamos prácticamente en estado de hipoxia (falta de oxígeno). Es el caso de las personas que padecen enfermedades respiratorias (asmáticos, enfermos de bronquitis, de insuficiencia respiratoria, de enfisema...), pero no sólo ellos. Algunas enfermedades metabólicas, como por ejemplo la obesidad, están relacionadas con la hipoxia: cuanto más gordo somos, las células disponen de menos oxígeno. A este oscuro cuadro se añaden las condiciones generales de vida (estrés, contaminación, mala alimentación, mala higiene vital, tabaquismo...), o estados transitorios: por ejemplo, las agujetas indican que al músculo que le duele le falta el oxígeno...

  •  ¿Cuáles pueden ser las consecuencias de la falta de oxígeno? 

Son innumerables. Por ejemplo, cuando ronca, correrá el riesgo de estar más cansado, con lo que se producirá una falta de atención y los temidos accidentes; tendrá más riesgos de enfermedades cardiovasculares, de hipertensión arterial, de diabetes... Los niños (ellos también roncan) pueden padecer trastornos de comportamiento, hiperactividad, y aumentan las dificultades de aprendizaje y de concentración. Las mujeres embarazadas que padecen hipoxia pueden dar a luz a bebés con un peso inferior al normal y ellas mismas pueden tener la mala suerte de padecer un parto prematuro. La falta de oxígeno altera el metabolismo, facilita el depósito de residuos, influye en la moral...

  •  ¿Qué son los radicales libres? 

Las células fabrican de forma natural radicales libres y poseen un eficaz sistema de defensa anti-radicalario. Los Cuando dicho sistema se ve desbordado, aparecen los problemas: es lo que se denomina “estrés oxidativo”

  •  ¿Las personas en buena salud fabrican radicales libres? 

Sí. Nuestras células fabrican permanentemente radicales libres, sólo por el hecho de vivir y funcionar normalmente. No obstante, las células se suelen proteger fabricando sustancias neutralizantes como por ejemplo la   SOD. Otra fuente anti-radicalaria para el organismo se encuentra en la alimentación, como las vitaminas E, C...

  •  ¿Son los radicales libres origen de algunas enfermedades? 

En grandes cantidades, son muy peligrosos. Son origen del envejecimiento y de muchas enfermedades degenerativas: alergia, anoxia de los tejidos, artritis reumatoide, asma, ateroesclerosis, quemazón, cáncer, cataratas, cirrosis, colitis ulcerosa, diabetes azucarada, enfisema, fibrosis quística y pulmonar, hemocromatosis idiopática, infección por VIH, lesión de reperfusión post-isquémica, enfermedades degenerativas como el Alzheimer, Crohn, Parkinson, esclerosis lateral amiotrópica, síndrome de angustia respiratoria en los adultos, varices... En pequeñas cantidades, son beneficiosos al permitir al organismo luchar contra los microbios patógenos y las células tumorales.

  •  ¿Qué relación hay entre el oxígeno y los radicales libres? 

En biología, lo que cuenta es el equilibrio: Tanto el exceso como la falta de oxígeno originan la creación anormal de radicales libres. El sistema de defensa del organismo se ve desbordado y se produce el estrés oxidativo...

  •  ¿El Bol d’Air® genera radicales libres en el organismo? 

No, y ha sido científicamente probado con el test KRL. Este test internacional, patentado ante el Ministerio de Sanidad y la CEE, consiste en someter unas células a un violento ataque de radicales libres. Cuando las células provienen de individuos que están en buena salud, su resistencia es mayor. Se ha demostrado con este test que, en presencia de la fracción volátil del Bol d’Air® (= lo que usted respira) las células resisten un 25% más que sin utilizar el Bol d’Air®.

  •  ¿Qué es el producto “Especial Bol d’Air©”? 

No se puede utilizar otro producto en el Bol d’Air®. Se trata de un producto controlado por Ecocert, fabricado a partir de una oleorresina de pino quimotipada Pinus pinaster.

  •  ¿En qué consiste el mantenimiento del aparato? 

Es indispensable realizar regularmente (mensualmente) una limpieza de la zona de vidrio con alcohol a 70º. Es muy importante dejar que seque completamente antes de volver a poner en marcha el aparato. IMPORTANTE: Nunca vierta alcohol en el interior de los tubos unidos al aparato. No utilice agua ni productos detergentes salvo para la limpieza de las partes de plástico. Puede realizar el mantenimiento de las partes de madera con compuesto especial Bol d’Air® utilizado.

  •  ¿Son frágiles los materiales? 

Sólo la parte en cristal necesita ser manipulada minuciosamente. Para favorecer el deslizamiento de las diferentes piezas existe un lubricante que se suministra junto al Bol d’Air Jacquier®

  •  ¿Cuánto dura un aparato? 

La sociedad Holiste®, en su condición de fabricante, está al servicio de su clientela para solucionar cualquier problema de mal funcionamiento de los aparatos Bol d’Air®. En principio, la vida de un aparato no está limitado más que por un mal uso y la falta de mantenimiento del mismo, es decir, en caso de realizar un cambio irregular del compuesto terpénico y que no se limpie las partes de vidrio y cristal.

  • ¿Cuál es el precio de los aparatos? 

A la vez diseñadores, fabricantes e investigadores, nuestro deseo  es hacer que este método, original y excepcional en sus resultados, sea accesible a todo el mundo.

 Hemos realizado numerosos esfuerzos para que los aparatos sean más prácticos, con mejores prestaciones y más baratos. Son aparatos técnicamente complejos con elementos nobles a menudo fabricados uno a uno. Hemos decidido mantener su producción en Francia.

 La inversión puede parecer importante, pero su coste de funcionamiento es irrisorio. Si no tenemos en cuenta la inversión inicial, cada sesión cuesta menos que una cápsula de complemento alimenticio. Además, toda la familia puede utilizarlo durante años, evitando de este modo otras formas de medicación.

 Comprendemos que el Bol d’Air® les pueda parecer aún demasiado caro, pero hemos de recordarles que pueden acudir a realizar curas con dicho aparato en consultas de profesionales sanitarios en numerosos centros.

Pueden llamarnos al teléfono: 979125106 o escribirnos a: info@holiste.info.

 

Mapa
Llamada
Email
Acerca de